miércoles, 9 de agosto de 2017

SI A LA SUBROGADA

España va siempre un poco tarde, pero las leyes se van adaptando al siglo en que vivimos y poco a poco las mujeres podemos votar, luego nos podemos divorciar, abortar, los gais se pueden casar y dentro de nada regularizaremos la gestación subrogada como se ha hecho en Portugal.

Hace más de 20 años, en la famosa serie 'Friends', Chandler y Mónica tenían mellizos gracias a una mujer gestante y su amiga Phoebe gestaba los tres hijos de su hermano. No recuerdo en aquellos momentos ningún debate al respecto. Se veía y se sigue viendo en EEUU algo de lo más normal. Pero en nuestro país, algunos radicales de izquierda y derecha han despertado ahora y están muy en contra. Por suerte, son una minoría y las encuestas nos muestran claramente que la mayoría de los españoles están a favor de un ley que regularice esta técnica de reproducción.


El debate empieza cuando algunos creen que gestar un hijo te convierte en madre. Otros creemos que ser madre es otra cosa. Luego están las razones que pueden llevar a una persona o pareja a recurrir a la gestación subrogada. Adopciones imposibles, problemas de fertilidad, parejas gais, etc... Algunos creen que ellos no tienen derecho a tener hijos.

A mí me preocupan más el montón de tarados, pederastas, maltratadores o drogadictos que sí tienen derecho y pueden tener los hijos que quieran de forma natural. Muchas barbaridades se han dicho ya sobre la mal llamada "maternidad subrogada". La comparación con el tráfico de órganos, la prostitución o el feminismo de postureo. Ni todas las trabajadoras sexuales son esclavas ni dar un riñón está penalizado.

Poner la lupa
Si tenemos que poner la lupa en la gestación subrogada, la ponemos también encima de la adopción, encima de las personas biológicamente preparadas para tener hijos pero moralmente incapaces de criarlos o de lo discriminatorio que es negar la reproducción a las parejas gais.  No podemos estar en contra de la vida, en contra del presente y creernos que los heterosexuales fértiles con pareja son los únicos con derecho a tener hijos. Esto no es justo.


En España la subrogada está prohibida por ley, pero si gestas a tu hijo en el útero de otro país y nueve meses más tarde te vienes con tu bebé, este será reconocido e inscrito en el Registro Civil español como consecuencia de una sentencia del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos que apela al interés del menor.  Aunque esto no será ni fácil ni rápido. ¿Se dan cuenta que es completamente absurdo estar en contra de la regularización? Negar esa realidad solo nos hace añadir sufrimiento y mucha burocracia.

Como yo también soy feminista, quiero una ley justa para mi país para asegurarme que aquí se respetarán las reglas y no se explotará a ninguna mujer en el proceso.

Para acabar. Los tuits contra el neoliberalismo y las lecciones de moral escritas desde vuestro móvil de última generación o desde vuestro ordenador del primer mundo, seguramente fabricado por niños del tercero, os los podéis ahorrar. Dejémonos de hipocresías y pongámonos a trabajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario